El madrileño que descubrió las fuentes del Nilo

Olmeda de las Fuentes saca del olvido a su ilustre vecino Pedro Paez, uno de los primeros europeos que bebió café.

Homenaje al misionero Pedro Paez en su pueblo natal Olmeda de las Fuentes.rn

Olmeda de las Fuentes es conocido como el pueblo de los pintores. En los años sesenta y setenta un nutrido grupo de pintores se mudó o se compró una casita en esta bonita localidad de 360 habitantes con calles empinadas y pintado completamente de blanco que más bien parece andaluz que madrileño. Es estar dos minutos en el pueblo y empezar a buscar carteles de ‘Se vende’.

Ahora, Olmeda quiere ser también conocido como el pueblo donde nació el jesuita Pedro Páez, el primer europeo que vio las fuentes del Nilo azul hace 400 años. Y también uno de los primeros que probablemente probó el café.

En el año 2000 apareció por el pueblo el escritor Javier Reverte. Documentándose para escribir su tercer libro sobre África se enteró de la existencia de un misionero portugués, Pedro Paes, que había visto las fuentes 152 años antes que el escocés James Bruce, que se erigió como su descubridor.

Años más tarde, durante un viaje a Etiopía, el embajador le habló del jesuita Pedro Páez, oriundo de Olmeda de las Cebollas (el nombre previo de este pueblo, que lo cambió para dejar de oir las mofas de sus vecinos), que fue asesor del emperador Susinios y que durante un viaje con este descubrió lo que no habían logrado ni rey Ciro, ni Alejandro Magno ni el mismísimo Julio Cesar.

Así que un día llegó al pueblo y les contó lo que había averiguado. “No tenía nadie ni idea”, cuenta Reverte desde Grecia, donde está de viaje. “Era un hombre de acción y reflexión. Un hombre del Renacimiento. Y un aventurero con una gran capacidad para los idiomas: árabe, hebreo, portugués…”. En 2001 publicó ‘Dios, el diablo y la aventura’, sobre la vida del jesuita.

Paez nació el mismo año en que Olmeda se independizaba de la jurisdicción de Alcalá de Henares, en 1564. Con 24 años partió hacia Goa (India) y nunca pisaría de nuevo España. “¿Cómo se sentiría cuando estuviera a punto de subir al barco?”, se pregunta Reverte.

Olmeda celebra hoy una comida popular para festejar el aniversario del descubrimiento de su ilustre vecino. Se servirá un plato etiopé —misr wat, un puré espeso de lentejas— gracias a los hilos que ha tirado el alcalde, Miguel Ángel Alonso, que también está ultimando los detalles de una ceremonia del café. “Se hace con lo granos recien tostados”, cuenta David Mülchi, suizo y consul de Etiopía en España, donde tiene negocios inmobiliarios, que hoy asistirá al festejo. “Se toman tres rondas. Y es importante poner especias en el suelo para ahuyentar a los espíritus malignos”.

Habrá más actos, anuncia Alonso: conciertos, exposiciones, charlas… Ya hay una ruta de Pedro Páez que recorre el pueblo y termina en una plaza que rebautizaron con el nombre del ilustre misionero.

Hace cuatro años, en 2014, celebraron el 450 aniversario del nacimiento de Páez y de su independencia. “Pero sigue habiendo mucha gente sin conocer esta historia”, dice Alonso. “Mi obsesión es hacer un edificio en la plaza del Ayuntamiento dedicado a él”, sigue contando el alcalde. “Está ya proyectado. Es muy bonito, blanco, con las ventanas negras, con la leyenda de Paez escrita en acero. Contrastaría mucho con el estilo del pueblo”, sigue contando. “Tenemos ya la licencia de la Comunidad. Pero, por desgracia, las cosas de palacio van despacio”.

Webgrafia: https://elpais.com/ccaa/2018/04/20/madrid/1524237566_701327.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s