Minutos de oro

La violonchelista argentina Sol Gabetta consagra a Martinů bajo la dirección de Hannu Lint.

La violonchelista Sol Gabetta, en primer plano, el director Hannu Lintu, el viernes, en Zaragoza.

El compositor checo Bohuslav Martinů nació y creció en lo alto de la torre de una iglesia. Fue a finales del siglo XIX, en Polička, una pequeña localidad situada en la frontera entre Bohemia y Moravia. El dato parece una simple curiosidad biográfica. Pero revela una metáfora fundamental para comprender su música. Martinů se acostumbró a ver el mundo a treinta metros de altura. Sobrevoló casi todas las influencias musicales coetáneas (Debussy, Stravinski, el jazz o la música antigua). Y convirtió ese horizonte de bosques azulados bajo campos pulcramente cultivados, que veía a diario, en la base de su lenguaje musical: esa libre y disonante urdimbre horizontal de melodías dentro de un marco tonal completamente personal e inconfundible. Fue la cuarta figura principal de la música checa (tras Smetana, Dvorák y Janácek), pero también la más prolífica, inclasificable y cosmopolita.

No es fácil escuchar hoy en directo la música de Martinů. Sus óperas nunca se han representado en España y es poco habitual presenciar ejemplos del inmenso catálogo camerístico que produjo. Tampoco del sinfónico, que arranca prácticamente en 1924, con Half-time, un rondó orquestal donde representa las sensaciones vividas durante un partido de fútbol. Para su nueva gira española como solista por Madrid y Zaragoza, la violonchelista argentina Sol Gabetta (Villa María, 1981) ha interpretado su famoso Concierto para violonchelo y orquesta núm. 1, que era novedad tanto en los veteranos ciclos de Ibermúsica como en el auditorio aragonés. Una composición de 1930 que surgió como una especie de neoclásico concerto grosso para orquesta de cámara y terminó, en 1955, con tratamiento sinfónico.

En Zaragoza, Gabetta se entregó desde el principio al ardor rítmico y melódico de esta virtuosística partitura. No lo tuvo fácil para hacerse escuchar en el allegro moderato inicial. Fue imponiendo su tinte elegíaco y una actitud camerística que fructificó en el expresivo andante moderato central. Pero lo mejor llegó en el agitado y polirrítmico allegro final, con esa inesperada isla de melancolía, que emerge en medio de la cadencia. Una píldora celestial que concentra toda la intensidad expresiva del movimiento anterior en dos minutos de puro oro. Nada podía superar ya la magia de ese momento, pero la violonchelista argentina regaló, como propina, un exquisito Cant dels ocells, en la versión inmortalizada por Pablo Casals, que acompañaron los violonchelistas de la orquesta, la Sinfónica de la Radio Finlandesa.

Webgrafia: https://elpais.com/cultura/2018/03/17/actualidad/1521285943_972283.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s